Potaje de garbanzos (Por Marta)

Esta es la receta tradicional de potaje de vigilia que se ha hecho siempre en mi familia. Tengo que darle las gracias a Marta que no sólo me mandó hace tiempo la receta sino que también me ha mandado hace poco unas fotos chulísimas para acompañarla con las que no os vais a poder resistir a probar el plato. Aunque es tradicional de cuaresma, cualquier día frío de invierno es bueno para disfrutar de un buen potaje. Aprovecha esta ocasión para recuperar en casa este guiso de toda la vida e incorporarlo a tu recetario habitual. ¡Con lo buenas que son las legumbres!

Haz click aquí para ver la lista completa de ingredientes.


  1. En una olla se pone a cocer ½ kg de garbanzos (puesto a remojo la víspera con agua tibia y sal).
  2. Cuando echen a hervir añadimos un poco de aceite, 150 g de zanahoria, una cebolla, una hoja de laurel, dos dientes de ajo y un poco de perejil. Cocer todo hasta que los garbanzos estén blandos.
  3. Ponemos a cocer 250 g de espinacas limpias en otra olla hasta que estén hechas. Las escurrimos y picamos y las añadimos a la cazuela donde están los garbanzos.
  4. Retiramos de la olla la cebolla, la zanahoria, y una cucharada de garbanzos y lo pasamos todo por un tamiz. El puré obtenido se añade de nuevo a la olla y se mezcla bien.
  5. En una sartén freímos un poco de cebolla picada fina, un ajo, un ramito de perejil picado, un poco de pimienta y un tomate. Cuando esté hecho el refrito se deslía en un poco de caldo del potaje y lo añadimos a la olla. Si es necesario corregimos el punto de sal.
  6. Se cuecen 2 huevos hasta que estén duros y una vez pelados se pican y se añaden al guiso al final.
Ríquisimo y reconstituyente. ¡Vivan los guisos!